Pasar al contenido principal
Complejo Histórico Cultural Manzana de las Luces

Africanismos

MUCAMA por Louis Yupanqui

Mucama es una palabra que nos enseñaron sin ningún tipo de contexto y que algunes sólo sabíamos que era un insulto sin saber porque. Por ignorancia terminamos reproduciendo una palabra que tiene una carga histórica demasiado fuerte.

 

El uso de este africanismo en las amas de casas particulares no es ninguna casualidad, ya que esta palabra ha vivido en la vida de todas las mujeres racializadas y sus pasados esclavistas. Mujeres que por raza y/o etnia estaban destinadas al servicio, limpieza y mantenimiento a las propiedades de las personas blancas. Sólo por su color de piel. 

 

La palabra mucama tiene de sombra a mujeres negras sometidas a muchísima violencia, humillaciones y torturas, lo que tristemente no tiene sólo una carga racista, sino también un tinte machista bastante marcado; muchas veces, sin ningún tipo de remuneración o reconocimiento,  vivenciaban los abusos y acosos que recibían por parte de los hombres blancos. 

 

Cuando hablamos de Mucama no hablamos solamente de racismo, sino también de un machismo estructural y patriarcal que ha vivido con todes nosotres sin importar nuestra etnia, nuestra clase o nuestra religión. 

No sólo la opresión física es algo que marcó a nuestras compañeras, también las opresiones a nuestra cultura, nuestra identidad y nuestros elementos. 

Nuestras compañeras tenían que vivir con el pelo tapado porque se creía que eso seducía a los hombres, las mujeres blancas violentaban a las mujeres negras sólo porque podían. Las mucamas fueron, y hoy en día son, el reflejo de las realidades de las intersecciones entre el género y la raza.

 

Entonces ¿Por qué seguimos usándola hoy? No son eventos casuales que esa palabra se siga utilizando en la modernidad de manera peyorativa, cuando siempre en nuestros contextos blancos de capital, a lo largo de la historia, siempre la mucama era la vergüenza, la poco humana, la inferior. Nuestros elementos son eso que es lo negativo, lo que hace el desorden, el insulto.

 

Actualmente usamos el insulto MUCAMA para referirnos a mujeres que son amas de casas particulares, y generalmente en usos muy peyorativos. Las empleadas que realizan estos servicios son en su mayoría racializadas y/o pobres, que con o sin estudios imaginaban un futuro mucho mejor que el que el sistema les pudo dar por ser mujeres no blancas.

 

A pesar de haber un avance en las leyes que tienen nuestro país, ni siquiera se cumplen. La violencia sigue existiendo: humillaciones, no retribución de aportes, violencia psicológica, son algunas de las cosas que se siguen vivenciando hoy en día.

Las mal llamadas "empleadas domésticas" son un ejemplo en vida de la interseccionalidad entre la raza y el género. 

El actual uso de una palabra tan fuerte como MUCAMA, sigue reproduciendo un montón de historia que creemos que quedó en el pasado. Y demuestra el poco interés y conciencia afro que tiene nuestra sociedad.

 

ANTIRRACISMO Y FEMINISMO YA

Respuesta a la violencia histórica y actual para las empleadas de casa particular.

Basta de la palabra mucama. No son esclavizadas, merecen el cumplimiento de sus leyes y derechos.

Louis Yupanqui es activista antirracista, militante trans. Artista política y comunicadora.