Pasar al contenido principal
Complejo Histórico Cultural Manzana de las Luces

Africanismos

CAPANGA por Miriam Gomes

Durante el extenso período de la Conquista y Colonización de América, entre los siglos XV y XIX, la expansión mercantil europea resultó extraordinaria, al tiempo que África se desangraba trágicamente por causa del ominoso tráfico de esclavizados en manos de los mismos europeos. Simultáneamente, la fisonomía de América se transformaba de manera traumática: desde las estructuras demográficas hasta las económicas y productivas, desde los esquemas de poder hasta las pautas culturales, todo cambió definitivamente.

En el contexto de la trata esclavista, los puertos de Buenos Aires y Montevideo fueron los más importantes del Atlántico Sur y la suma de las cifras extraídas de las licencias, asientos y registros arroja alrededor de 200.000 personas ingresadas a través del Río de la Plata.

A lo largo de este complejo y dilatado proceso se produce el flujo paulatino de cientos de palabras de origen africano hacia el castellano del Río de la Plata. En el caso de la República Argentina, los africanos y africanas esclavizados provenían, mayoritariamente, de las regiones donde se hablan las lenguas de la familia lingüística bantú (ciluba, kikongo, kimbundo, etc.) y se desempeñaron en las tareas rurales, la ganadería, las labores artesanales, los oficios y el trabajo doméstico. Pero sobre todo, su papel fue muy destacado en las luchas por la independencia,  en la organización de la comunidad y en la prensa.

Durante las gobernaciones de Juan Manuel de Rosas (1829-1832 y 1835-1852) se verificó el auge y una gran exposición pública de la comunidad negra de Buenos Aires, la que en ese período alcanzaba alrededor de un 40% de la población total. Son muy conocidas las visitas que Rosas realizaba a los candombes afroporteños en compañía de su hija Manuelita.

Los africanos y afrodescendientes se organizaron, primero, en las Casas de Nación o Naciones (agrupaciones que nucleaban a aquellos  con un mismo origen geográfico y lingüístico); uno de sus principales objetivos era la compra de la libertad de sus miembros. Más tarde surgieron las sociedades de ayuda mutua que, entre otras funciones, desarrollaron escuelas para niños y niñas afrodescendientes.

Sin ninguna duda, los africanos y sus descendientes están en el origen de numerosas manifestaciones culturales y sociales de nuestro país. Su influencia puede apreciarse en la literatura, la culinaria, la música, la danza, la religiosidad popular, la política y la lingüística.

¡CAPANGA!

La palabra que analizaremos es “capanga” y proviene del kimbundu. En el contexto de la Colonización, el capanga es la figura análoga del capataz y -aunque se trataba de otro africano o afrodescendiente- representaba los intereses del colonizador, a cambio de algunos privilegios que los esclavizados no poseían. Este personaje era utilizado para presionarlos, someterlos y castigarlos: “…el capanga no tenía corazón ni escrúpulos…”, según me explicaba un ciudadano angoleño contemporáneo al inquirirlo sobre la significación de esta figura en el territorio original del vocablo. Es decir que mantuvo el mismo significado a ambos lados del Océano Atlántico. El capanga era un jefe con carácter negativo y la palabra en sí misma era utilizada con connotación peyorativa: “eres peor que nosotros”, según el mismo informante.

En la actualidad, en nuestro país, se le dice capanga a alguien con determinado poder e influencia: “acá, éste es el capanga…”. En Angola, “eres el capanga si hiciste dinero en la vida”.

Otros usos y contextos del vocablo:

Grupo musical argentino “Kapanga” que combina ritmos como cuarteto, rock, ska, reggae, heavy y candombe, varios de los cuales poseen un indudable origen afro.

“Kapanga el Misionero”, personaje de Titanes en el Ring (recordamos que el Litoral argentino posee una importante influencia afro). 

Para concluir, destacamos y sostenemos la supervivencia hasta la actualidad de identidades afroargentinas y afrodescendientes creadoras y dadoras de vida y cultura.

Miriam Victoria Gomes , Lima, afroargentina de origen caboverdeano, educadora, intelectual, activista por los DDHH de [email protected], afrodescendientes y [email protected]